Guía de compra de calzado deportivo

La elección correcta de las zapatillas de deporte es un factor determinante. Un buen calzado nos permiten aprovechar al máximo nuestro esfuerzo y minimiza el riesgo de sufrir daños o lesiones. Actualmente el calzado deportivo también se utiliza habitualmente como complemento de la ropa informal. A continuación comentamos los principales puntos a tener en cuenta a la hora de adquirir calzado deportivo.

Tipo de deporte que vamos a practicar

Lo ideal es comprar zapatillas de deporte específicas para el deporte que vamos a practicar, ya que estarán diseñadas específicamente para ese deporte, en lo que se refiere a amortiguación, flexibilidad, ajuste, ventilación, durabilidad, soporte lateral, materiales, peso, impermeabilidad, etc.

Nuestras características personales

Tenemos que elegir las zapatillas de deporte en función de nuestras particularidades morfológicas, como el tipo de pisada, altura, peso, etc. de manera que zapatillas se adapten a nuestras características, y no a la inversa. 

 

Presupuesto disponible

Dependiendo del deporte que vamos a practicar, las zapatillas de deporte pueden ser un componente fundamental de nuestro material, por lo que procuraremos no escatimar y adquirir las mejores que podamos permitirnos dentro de nuestras posibilidades.

 

Uso específico que vamos a dar a nuestro calzado

Aunque en algunos deportes el calzado no es fundamental, y podemos usar calzado de algún otro tipo, por ejemplo, entrenar en sala de musculación con zapatillas de running si acabamos de realizar un entrenamiento de carrera, algunas especialidades si necesitan calzado específico. Por ejemplo, no entrenar con las zapatillas que usamos para la calle, no jugar a tenis con zapatillas de running, o no jugar baloncesto con botas de fútbol.

La estética

 

Si vamos a usar las zapatillas de deporte como calzado diario, la estética será un factor determinante. Por el contrario, si las queremos solamente para practicar deporte, las tenemos que seleccionar en base a criterios deportivos en lugar de estéticos.

Calcetines para complementar el calzado

 

Dependiendo de la actividad a practicar, los calcetines son un complemento importante de las zapatillas o botas deportivas. Podemos elegir calcetines con protección antibacteriana, sistema anti-ampollas, control térmico, control de la humedad o absorción del impacto.

Mantenimiento adecuado

 

Un mantenimiento adecuado siguiendo las recomendaciones del fabricante tiene gran repercusión en la durabilidad y rendimiento de nuestro calzado deportivo.

 

Cuando cambiar de calzado

 

Debemos cambiar nuestro calzado cuando tengamos la suela desgastada, excesivas deformaciones o notemos una menor amortiguación.

 

Botas de senderismo

Para practicar senderismo no es adecuada cualquier zapatilla o bota de deporte, porque pueden ocasionarte lesiones. Las zapatillas o botas de senderismo específicas ayudan a evitar dolores en las articulaciones del pie, torceduras en los tobillos o ampollas.
Antes de elegir un modelo específico de calzado, tienes que tener en cuenta algunos factores como: el peso, el tipo de terreno, las condiciones climatológicas y la forma del pie.
Consejo: utiliza el calzado nuevo en casa, para pasear por la ciudad, o en el trabajo antes de usarlo en una ruta de senderismo para que se adapte a la forma del pie.

Puedes echar un vistazo a la selección de botas y zapatillas de senderismo que hemos seleccionado para hombre y para mujer.

Los distintos niveles del senderismo

El senderismo no es una actividad física muy exigente, ya que se suele practicar a través de senderos, caminos y valles de montañas. Dependiendo de factores como la longitud del recorrido o el desnivel alcanzado existen varios niveles que conviene conocer antes de afrontar una ruta.

Nivel 1: El nivel más sencillo de todos. Las rutas no presentan grandes cuestas. Los caminos están bien señalizados, encontrando generalmente al final del camino algún mirador para contemplar el paisaje. Este nivel es perfecto para las primeras experiencias de senderismo. No es necesario emplear mucho tiempo (generalmente menos de 3 horas de recorrido), y es adecuado para iniciar a los más pequeños de la casa. Tampoco se necesita mucha equipación o preparación física.

Nivel 2: La principal diferencia con el nivel anterior es, que en este caso, la ruta suele ser más larga, pudiendo encontrar algunos desafíos físicos más exigentes a lo largo del recorrido. Los senderos continúan siendo sencillos y suelen estar señalizados y con infraestructura, pudiendo ascender la altura por encima de los 3.000 metros por encima del nivel del mar. Este segundo nivel se puede considerar de acceso a la montaña.

Nivel 3: El sendero es más ambicioso que en los niveles previos y también más empinado. En algunos momentos puede resultar complicado seguir la ruta, por la posibilidad de que esté desdibujada. También puede ser que haya que cruzar partes de algún río y hacer frente a otras dificultades. En estos casos se recomienda que se tenga, al menos, una mínima experiencia previa en montañismo.

Nivel 4: Es el nivel de mayor dificultad. Combina montañismo y escalada a altitudes por encima de los 5.000 metros sobre el nivel del mar. Además, no existen estructuras de camino ni ayudas externas. El ambiente es de alta montaña y se suele realizar en zonas que están completamente deshabitadas. Así que para realizar senderismo en este nivel, necesitarás tener algo de experiencia en alpinismo y también en el uso de la soga.

Botas de fútbol

La principal característica que diferencia un tipo de bota de otro es el tipo de suela. Las botas de fútbol pueden tener tacos largos, cortos o con la suela lisa. También en el material del cuerpo de la zapatilla, que puede ser de cuero, sintético o de microfibra. A la hora de elegir una bota de fútbol hay que tener en cuenta el tipo de terreno en el que se va a utilizar. Descubre la selección de botas de fútbol que hemos preparado.

Hierba natural

Las botas de fútbol para césped tienen los tacos largos con el propósito de ganar en estabilidad, agarre y rapidez en este tipo de terreno. Dentro de este tipo de zapatilla hay diferentes variantes, dependiendo del número de tacos que tengan, con alternancia entre 6 tacos para los defensores y los porteros y 10 tacos para los centrocampistas y los delanteros.

También dentro del tipo de taco, existen múltiples variantes dependiendo del material en el que están fabricados y en la forma que tienen: caucho, aluminio, plástico, tacos redondos, cuadrados, longitudinales… La elección del tipo de taco también depende del terreno de juego. A terrenos con el césped más corto le conviene tacos más cortos y a terrenos con la hierba alta y mayor humedad, le van mejor los tacos largos de aluminio para lograr más firmeza, equilibrio y seguridad en la pisada.

Hierba artificial y tierra

En el caso de las botas para terrenos de hierba artificial (o tierra en algunos casos), las botas no tienen tacos individuales, sino que la suela está fabricada con una superficie rugosa similar a la que presentan las botas de trekking.

Para jugar en terrenos de tierra, hay que decantarse por un modelo de bota con tacos de goma y multitaco. Lo fundamental es que el pie esté cómodo y que no haya molestias que nos provoquen posteriores heridas. Las botas para hierba artificial y para tierra son las más populares, debido a que la mayoría de los terrenos no profesionales en los que se practica el fútbol son campos de césped artificial o tierra.

Futbol sala

Para jugar a fútbol sala se utiliza un tipo de bota diferente a las anteriores, ya que no cuentan con tacos en la suela, que es completamente lisa.

El terreno en este caso resulta mucho más abrasivo, por lo que la suela tiene que tener un mayor refuerzo. La bota para fútbol sala tiene que ser flexible y adaptable al pie, y  lo más ligera posible.

Zapatillas de Running

La elección de unas zapatillas de running adecuadas es importante tanto para la comodidad en la carrera como para evitar lesiones como pueden ser ampollas, esguinces, etc. Existen algunos factores que hay que tener en cuenta a la hora de elegir el modelo de zapatilla.

Para ayudar en esta decisión hemos elaborado los siguientes consejos. Echa un vistazo a las zapatillas de running para hombre, y zapatillas de running para mujer que hemos seleccionado.

Talla del pie

Al correr, el pie resbala hacia adelante algunos milímetros que, dependiendo de la pisada y la intensidad de la carrera, pueden llegar a ser de hasta 1 centímetro. Al probar un modelo de zapatilla hay que comprobar que los dedos no tocan la punta de la zapatilla. De esta manera, se evita la formación de ampollas y problemas en las uñas. Por lo general, las zapatillas de running deberían ser una talla más grande que el calzado de uso diario, aunque esto dependerá del modelo, marca, etc. de la zapatilla. Es recomendable comprar las zapatillas al final del día cuando el pie está un poco más hinchado, para hacerse una idea del cambio que sufre después de unos kilómetros de carrera.

Estado de forma

El estado de forma determina la velocidad que se alcanza en la carrera. Para comenzar a correr, a ritmos tranquilos y lentos, las zapatillas más adecuadas son las flexibles y con mucha amortiguación. Si se está en buena forma, es mejor elegir unas zapatillas ligeras y con menos amortiguación, ya que se posee más flexibilidad y musculatura mejor desarrollada en el pie debido a la práctica. En cualquier caso, la sensación a la hora de pisar es la mejor información.

El ritmo de carrera

Hay modelos de zapatillas de entrenamiento diseñadas para correr a 5,30 minutos el km, que no ofrecen la misma respuesta a 4 minutos el km. Para ritmos por encima de 4 minutos el km, hay que elegir zapatillas con mayor amortiguación. En ritmos más rápidos, de hasta 3,45 minutos por km, lo ideal es elegir unas zapatillas más ligeras, a costa de perder amortiguación. Para corredores profesionales que bajan de 3,45 minutos el km, hay modelos de zapatillas específicos muy ligeros y rápidos.

Las condiciones del terreno

Si la carrera se desarrolla en terreno liso como asfalto, hay que buscar un modelo de zapatilla que tenga una amortiguación blanda para que absorba el impacto de la pisada. Si por el contrario la carrera se desarrolla en terreno blando o arenoso (como por ejemplo un parque), hay que elegir un modelo de zapatilla que proporciones una buen agarre, ya que en estos casos no se necesita una gran amortiguación. En terrenos pedregosos o rocosos como pueden ser los senderos de montaña, hay que buscar un modelo de zapatilla de trail, que se caracteriza por una gran capacidad de agarre y una protección y estabilidad total del pie.

El peso

Habitualmente, las distintas marcas deportivas tienen diferentes modelos de zapatilla dependiendo del peso de la persona. Por encima de los 75 kilos hay que prestar atención a la amortiguación de la zapatilla. En estos casos es recomendable una zapatilla con entresuela de espuma dura, que tenga un buen sistema de amortiguación reforzado en el talón y la puntera para evitar lesiones.

¿Cuándo cambiar de zapatillas?

No es recomendable correr con zapatillas viejas o en mal estado, ya que la mayor parte de sus prestaciones habrán disminuido o desaparecido. En general, la duración de las zapatillas más gruesas y pesadas suele ser de unos 1.500 kilómetros, y la de las zapatillas más ligeras unos 500 kilómetros.

Las lesiones y cómo protegernos

Hay modelos específicos de zapatilla que pueden ayudar a mitigar lesiones. Si se sufre fascitis plantar, se necesita una zapatilla con más apoyo en la zona del arco del pie. Si después de correr se cargan los gemelos y los sóleos, hay que evitar apoyar con el antepié, el mejor tipo de zapatilla para estos casos es con drop (diferencia de altura entre talón y antepié).Si después de correr se cargan las rodillas, se necesita una zapatilla con mucha estabilidad y una gran amortiguación para evitar que al correr se realice mucha carga sobre las rodillas.

¿Qué tipo de pisada tienes?

Las zapatillas absorben la mayor parte del impacto sobre el suelo al andar o al correr. Dependiendo de la manera en la que pisemos, podremos agruparnos en uno de los tres diferentes tipos. Conocer el tipo de pisada es fundamental antes de adquirir unas zapatillas de running adaptadas a nuestra forma del pie, porque repercutirá positivamente tanto en tu capacidad para correr como en minimizar el riesgo de lesiones.

Pronador

Este es el caso opuesto al supinador. Corre con las piernas más juntas y pisando con la parte interna del pie, que recibe la mayor parte de la carga. Este es el tipo más frecuente de corredor y necesita zapatillas reforzadas en la zona interna.

Normal o neutro

Aquí nos referimos al tipo de corredores que tienen una pisada totalmente plana. No sobrecargan ni la parte externa ni la parte interna del pie. Son utodas aquellas personas que al pisar mantienen sus piernas en paralelo.

Supinador

Este tipo de corredor se identifica porque corre con las piernas ligeramente separadas entre sí, apoyando, sobre todo, la parte exterior del pie. Esta es la parte que mayor parte recibe al pisar y la que se deberá reforzar más.

Botas de ciclismo

Las zapatillas y botas de ciclismo aumentan el rendimiento de la pedalada, porqué mejoran la transmisión de potencia hacia el pedal, especialmente si la bicicleta posee pedales automáticos. Nosotros hemos seleccionado una amplia variedad de zapatillas y botas de ciclismo, específicas para invierno, con mayor ventilación para el verano o con otras peculiaridades.

Zapatillas para pedales planos

Son adecuadas para todas las personas que practican el ciclismo más por ocio que por deporte. Son muy útiles si utilizas la bicicleta como método de transporte por la ciudad, ya que te dan plena libertad para andar con ellas con total comodidad. Existen varios tipos de cierre: con velcro, con hebillas de trinquete o con cordones de alambre tensados con esferas. La diferencia entre estos tipos de cierre es la comodidad a la hora de calzarse las zapatillas.

Zapatillas para pedales automáticos

Este tipo de zapatillas se enganchan al pedal formando una sola pieza, mejorando la eficacia de la pedalada. Hay que tener en cuenta a la hora de comprar estas zapatillas que no se entregan con las calas, porque éstas dependen del tipo de pedal que usa la bicicleta. Las calas siempre hay que comprarlas aparte, por lo que hay que tener en cuenta la compatibilidad.

Un aspecto importante a tener en cuenta, es el tipo de cierre: pueden ser de cordones (las denominadas mixtas para combinar el pedaleo con el andar), con tiras de velcro (para usuarios de nivel medio o usuarios de spinning que buscan mayor facilidad en la colocación y cierta holgura o flexibilidad en la sensación de cierre), y con cierre micrométrico de un ajuste perfecto (para ciclistas expertos que buscan el máximo agarre).

La suela es otro de los elementos distintivos, a mayor rigidez mayor es la transmisión de potencia pero más incómoda al colocar el pie en el suelo, por lo tanto no recomendables para salidas mixtas o prácticas indoor. Normalmente los modelos rígidos de gama alta están acabados con carbono, porqué al estar reservados para ciclistas avanzados.

El diseño también es importante al escoger las zapatillas ciclismo, porque pueden incorporar sistemas de seguridad activa como zonas reflectantes, para aumentar la visibilidad con poca luz.

Botas de baloncesto

El baloncesto es un deporte en el que los pies soportan hasta 6 y 8 veces el peso total del cuerpo. Los pies y los tobillos son las principales víctimas de esta situación y pueden resultar dañados si no llevamos el calzado adecuado, o si no está en las condiciones adecuadas. La superficie en la que vayamos a jugar es importante. No es lo mismo jugar en parquet, que en cemento. En el baloncesto hay diferentes posiciones según el tipo de jugador que seas, y cada una de ellas, exige diferentes movimientos y, por lo tanto, distintas botas de baloncesto.

Pivot y Ala-Pivot

Lo mejor para los jugadores que se vayan a desarrollar en esta posición de juego es que utilicen un modelo de zapatillas que tenga una buena amortiguación en la parte trasera y también la caña alta. Este calzado ayuda a tener una buena absorción de impactos en los momentos en los que hay que saltar y también se protegerán los tobillos.

Bases, escoltas y aleros

En estos casos se recomienda tener una buena amortiguación en la parte delantera de la bota. En cuanto a la caña, una buena opción sería una caña media o incluso baja. Con este calzado se facilita el dribling y los movimientos rápidos.

Posiciones variables

En el baloncesto actual hay jugadores que ealizan un tipo de juego que se adapta a diferentes posiciones. En estos casos donde el desarrollo físico es tan variable y poco definido, se recomienda utilizar modelos de zapatillas de baloncesto que tengan amortiguación tanto en la parte delantera como trasera. En cuanto a la caña de la bota, se aconseja la media caña.